Caja de búsqueda

Autores:

Sara Magallón y Juan Narbona.

Institución / Centro de trabajo:

Unidad de Neurología Pediátrica. Departamento de Pediatría. Clínica Universitaria. Departamento de Educación. Universidad de Navarra, Pamplona.

Correspondencia:

Lda. Sara Magallón. Unidad de Neurología Pediátrica. Departamento de Pediatría. Clínica Universitaria de Navarra. Avda. Pio XII, 36. 31008 Pamplona. España. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Resumen

El trastorno de aprendizaje no verbal (TANV) es un subtipo de trastorno de aprendizaje no recogido en el Manual Diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, IV  edición revisada (DSM IV-TR). La prevalencia global de los trastornos de aprendizaje gira en torno al 10-15 %, pero no hay cifras referidas específicamente al TANV. Por otra parte, los límites entre el TANV y otros trastornos o síndromes como el Síndrome de Asperger son a veces difusos.

Estudios recientes sugieren que la principal disfunción que se da en el TANV es la dificultad para adquirir y automatizar procedimientos motores y estrategias cognitivas de resolución de problemas, es decir, un déficit en la memoria procedimental. Esta disfunción explicaría en buena parte, muchas de las limitaciones intrínsecas al TANV; además, se ha demostrado que los niños afectos de TANV muestran dificultades en distintas dimensiones del lenguaje. Por estos motivos, Crespo-Eguílaz (2009) propone el término Trastorno de Aprendizaje Procedimental o Procesal (TAP) para referirse a este trastorno, por ser una denominación explicativa y no sólo descriptiva de éste.

Aspectos Afectados en el TAP

Los principales déficit que subyacen al TAP son los que siguen:

a) Trastorno del desarrollo de la coordinación (TDC). Se incluyen diversas disfunciones motoras, tanto en las habilidades de motricidad gruesa como en la coordinación más fina: movimientos anormales, alteraciones de los reflejos, movimientos asociados, retraso en las adquisiciones motoras, mala coordinación y torpeza en general.

b) Déficit en la integración viso-espacial: alteraciones en la percepción visual, el reconocimiento de los detalles, el procesamiento simultáneo, la organización visuoespacial, la integración de las partes en un todo (procesamiento holístico), y de las relaciones espaciales.

c) Limitaciones lingüísticas: existe consenso en cuanto a que el trastorno de aprendizaje procesal cursa con un déficit en la comprensión contextual. Además, los escolares afectos de TAP presentan dificultades en otras dimensiones lingüísticas: García-Nonell et al (2006) ponen de manifiesto, al estudiar el lenguaje espontáneo en un grupo de escolares con TAP, que éste se caracteriza por ser aprosódico, no acompañado de comunicación gestual apropiada, y por la presencia de dificultades en la organización del discurso. Además, suelen rendir bajo en tareas de inferencias lingüísticas, como consecuencia de un déficit en el procesamiento de los indicadores espaciales y emocionales.

d) Dificultades en las funciones ejecutivas: los niños con TAP tienen afectadas, en buena parte, las capacidades de velocidad de procesamiento, atención, memoria de trabajo, planificación, flexibilidad, monitorización e inhibición de conductas.

e) Dificultades en los aprendizajes escolares: los niños afectos de TAP muestran escasas habilidades de motricidad fina (dibujar, pintar, recortar, insertar pins en orificios, coser, utilizar el punzón, etc.). En cuanto a la lectoescritura, son frecuentes los problemas de comprensión lectora, y la disgrafía motora. También presentan dificultades en la adquisición, comprensión y automatización de las operaciones y del razonamiento matemático.

Aspectos afectados en el Trastorno de Aprendizaje Procesal:


Dificultades en el aprendizaje implícito

Estrategias cognitivas

Procedimientos motores


Trastorno del desarrollo de la coordinación

Psicomotricidad gruesa

Psicomotricidad fina


Déficit en la integración viso-espacial

Percepción visual

Procesamiento holístico

Integración de las relaciones espaciales





Limitaciones lingüísticas



Vertiente receptiva

Déficit en la comprensión contextual

Procesamiento de los indicadores espaciales y emocionales

Reconocimiento de expresiones faciales y de la mirada

Inferencias lingüísticas



Vertiente expresiva

Comunicación gestual

Prosodia

Contenidos

Organización del discurso

Pragmática



Dificultades en las funciones ejecutivas (cuando el TAP se asocia a TDAH, eventualidad frecuente)

Velocidad de procesamiento

Atención

Memoria de trabajo

Planificación

Flexibilidad cognitiva

Monitorización e inhibición de conductas



Dificultad en los aprendizajes escolares

Lecto-escritura

Matemáticas

Artes plásticas

Dibujo

Gimnasia


Habilidades sociales

Relaciones con sus iguales

Pragmática del lenguaje

Percepción del sentido de actitudes corporales, mímica, etc.

Correlato Neurobiológico

a) Disfunción del hemisferio derecho: Rourke (1989, 1995) relaciona la sintomatología del TANV con una disfunción del hemisferio derecho como resultado de un daño o déficit funcional en las conexiones de la sustancia blanca, importantes para la integración intermodal.

b) Disfunción del sistema atencional “posterior” o de “fuera a dentro”: podría afirmarse que en el TAP subyace una disfunción bilateral de las redes constituidas entre los ganglios basales, el tálamo y la corteza asociativa frontal premotora y parietal posterior.

c) Disfunción del cerebelo: el cerebelo está implicado en la atención selectiva, la memoria operativa, y las habilidades visoespaciales, así como en la regulación de la afectividad, y en las funciones implicadas en el aprendizaje de la coordinación motora.

Diagnóstico Diferencial

Podría considerarse que el TAP y el Síndrome de Asperger (SA) representan varios grados de gravedad del mismo continuo neurocognitivo. Sin embargo se pueden intuir límites entre ambos trastornos. Podría afirmarse que una parte de los niños con TAP cumplen criterios del DSM-IV para el SA; sin embargo, no todos los niños afectos de TAP muestran un déficit social tan grave, ni cumplen todos los criterios de SA. En el TAP no son habituales los rituales y patrones inusitados del lenguaje tan marcados como en el SA. Por el contrario, uno de los componentes más característicos del TAP, el déficit visuoespacial, no suele ser muy manifiesto en el SA. Estudios recientes ponen de manifiesto otra serie de características inherentes al TAP, que contribuyen a la aproximación de un diagnóstico diferencial, como son: la disfunción de la memoria procesal o las dificultades de adquisición y automatización de procedimientos motores y cognitivos, el trastorno de la coordinación motora, y la prosopagnosia.

Medios de Estudio e Intervención en el TAP

Durante los últimos años, ha habido un gran avance en el estudio de pruebas diagnósticas de aprendizaje implícito. Algunos ejemplos de ejercicios de aprendizaje implícito no verbal son los que siguen: a) dibujar en espejo: las habilidades de adaptación perceptivomotora requeridas para realizar este ejercicio, se perfeccionan con la repetición de la práctica; en consecuencia, los errores cometidos y el tiempo dedicado a la tarea son cada vez menores. b) aprendizaje procedimental de laberintos. c) Torre de Hanoi y Torre de Londres: estas pruebas diseñadas para evaluar las habilidades de planificación, pueden servir para valorar el aprendizaje implícito, al comparar la ejecución del primer ensayo con los restantes sucesivos. d) entrenamiento del reconocimiento de expresiones emocionales.

En cuanto a recursos generales que se pueden utilizar en la intervención del TAP, sugerimos la ayuda de las autoinstrucciones: recomendamos empezar dando consignas verbales a los niños, para ir logrando poco a poco que las interioricen, y adquieran el hábito de proporcionarse a sí mismos dichas instrucciones.

Bibliografía

1.García-Nonell C, Rigau-Ratera E, Artigas-Pallarés J. Perfil neurocognitivo del trastorno de aprendizaje no verbal. Rev neurol 2006; 43: 268-74.

2.Rourke BP. Nonverbal learning disabilities: the síndrome and the model. New York: Guilford Press; 1989.

3.Rourke BP. Syndrome of nonverbal learning disabilities: neurodevelopmental manifestations. New York: Guilford Press; 1995.

4.Bowers JS, Schacter DL. Implicit memory and test awareness. Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory and Cognition 1990; 16: 404-16.

5.Soprano AM, Narbona J. La memoria del niño. Desarrollo normal y trastornos. Barcelona: Elsevier Doyma; 2007.

6.Ruiz-Vargas JM. Memoria y olvido. Perspectivas evolucionista, cognitiva y neurocognitiva. Madrid: Editorial Trotta; 2002.

7.Raichle M, Fiez J, Videen T, MacLeod A, Pardo J, Fox S, Petersen S. Practice-related changes in human brain functional anatomy during nonmotor learning. Cerebral cortex 1994; 4: 8-26.

8.Thompson RF, Kim JJ. Memory systems in the brain and localization of a memory. Proceedings of the National Academy of Sciences of the USA 1996; 96: 13438-44.

9.Crespo-Eguílaz N. Trastorno de aprendizaje procedimental: Características neuropsicológicas. Tesis doctoral. Universidad de Navarra, Pamplona 2007.

10.Crespo-Eguílaz N, Narbona J. Trastorno de aprendizaje procedimental: características neuropsicológicas. Rev Neurol 2009; In press.

11.Schlumberger E. Trastornos del aprendizaje no verbal. Rasgos clínicos para la orientación diagnóstica. Rev Neurol 2005; 40 (Supl 1): s85-s89.

12.Narbona J, Gabari I. Espectro de los trastornos del aprendizaje no verbal. Rev Neurol Clin 2001; 2: 24-28.

13.Worling DE, Humphries T, Tannock R. Spatial and Emotional Aspects of Language Inferencing in Nonverbal Learning Disabilities. Brain and Language 1999; 70: 220-39.

14.Borot JC, Andelman F, Obler LK, Tweedy JR, Welkowitz J. Right hemisphere specialization for the identification of emotional words and sentences: Evidence from stroke patients. Neuropsychologia 1992; 30: 827-44.

15.Sinzig J, Morsch D, Lehmkuhl G. Do hyperactivity, impulsive and inattention have an impact on the ability of facial affect recognition in children with autism and ADHD?. Eur Child Adolesc Psychiatry 2008; 17: 63-72.

16.Williams LM, Hermens DF, Palmer D, Kohn M, Clarke S, Keage H, Clark CR, Gordon E. Misinterpreting Emotional Expressions in Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder: Evidence for a Neural Marker and Stimulant Effects. Biol Psychiatry 2008; 63: 917-26.

17.Ullman MT, Pierpont EI. Specific language impairment is not specific to language: the procedural deficit hypothesis. Cortex 2005; 41: 399-433.

18.Acosta MT. Síndrome del hemisferio derecho en niños: correlación funcional y madurativa de los trastornos del aprendizaje no verbales. Rev Neurol 2000; 31: 360-7.

19.Reiersen AM, Constantino JN, Todd RD. Co-occurrence of Motor Problems and Autistic Symptoms in Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder. J. Am. Acad. Child Adolesc. Psychiatry 2008; 47: 662-72.

20.Rigau-Ratera E, García-Nonell C, Artigas-Pallarés J. Características del trastorno de aprendizaje no verbal. Rev Neurol 2004; 38 (Supl 1): s33-s38.

21.Vicari S, Marotta L, Menghini D, Molinari M, Petrosini L. Implicit learning deficit in children with developmental dyslexia. Neuropsychologia 2003; 41: 108-14.

22.Vicari S, Finzi A, Menghini D, Marotta L, Baldi S, Petrosini L. Do children with developmental dyslexia have an implicit learning deficit?. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2005; 76: 1392-97.

23.García C, Estévez A, Junqué C. Perfil de memoria en el Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Anuario de Psicología 2001; 32: 35-46.

24.Lezak MD. Neuropsychological Assessment (3ª ed.). New York: Oxford University Press; 1995.

PIDE UNA CITA

35 años de experiencia nos avalan