Caja de búsqueda

El análisis de trayectorias de desarrollo: nuevas perspectivas en la investigación en TEL.


Monfort Juárez, Isabelle
Psicóloga del centro ENTENDER Y HABLAR y del Colegio Tres Olivos. Madrid


Introducción:
El objetivo tradicional de los trabajos de investigación sobre trastornos del desarrollo ha sido la búsqueda de evidencias de la existencia de módulos alterados de manera específica a través de la comparación de grupos.                                                                                       
Esta búsqueda de patrones de disociación se sustenta, de manera más o menos explícita, en modelos neuro-psicológicos de tipo innatista:  presuponen la posibilidad de que determinados componentes del lenguaje, por ejemplo, puedan desarrollarse de manera adecuada a pesar de que haya fallos en otros.  Los trabajos de investigación han asumido de manera generalizada que puntuaciones normales en las pruebas o test equivalen a procesos cognitivos  normales, negando por tanto la posibilidad de que procesos cognitivos atípicos también puedan generar puntuaciones normales en los test (Thomas 2005). Por otro lado las comparaciones que utilizan la media de  puntuaciones de un grupo enmascaran el amplio rango de resultados no solamente en el grupo de niños con alteraciones sino también en el grupo de niños con desarrollo típico.
Autores como Kamiloff-Smith en su artículo Nativism vs Neuroconstructivism (2009) plantean los problemas teóricos y metodológicos de los modelos innatistas para dar cuenta de la enorme complejidad del desarrollo. En esa misma dirección otros autores como Thomas (2005)  Grice (2004) también ponen el acento en la necesidad de modificar no solamente el marco teórico sino también  el metodológico en la investigación sobre desarrollo del lenguaje.


Trayectorias de desarrollo:
El análisis de trayectorias de desarrollo  surgió como alternativa metodológica para intentar comprender mejor los trastornos del desarrollo y tiene su origen en “growth curve modelling” (Thomas et al. 2009). Frente a la metodología clásica de comparar grupos igualados en edad mental y cronológica, el análisis de trayectorias trata de “para una determinada tarea experimental, definir una función que vincule su realización con la edad y después ver si esa función difiere entre el desarrollo típico y el desarrollo alterado” (Thomas. M y ots  ). Por otro lado también se busca establecer relaciones entre trayectorias en distintas tareas para ver su relación a lo largo del tiempo. La edad pasaría de ser una variable a “controlar” a ser una variable fundamental de estudio.
Algunos equipos con un amplio recorrido en investigación sobre TEL como el de Gina Conti-Ramsden en Inglaterra incorporan la noción de trayectoria del desarrollo en sus últimos trabajos (Durkin, Conti-Ransden y Pickles 2010) para estudiar, por ejemplo, la relación entre síntomas de autismo en Tel y  lenguaje.

Implicaciones para la intervención:
En los últimos años hemos visto como  se insistía en numerosos foros sobre la necesidad de una “intervención basada en la evidencia”: es decir que tuviera en cuenta los resultados obtenidos por la investigación. Sin embargo, muchas veces existe una discrepancia importante entre los modelos que rigen nuestra intervención y aquellos que subyacen a las investigaciones.
La intervención en niños con TEL, y en general con trastornos del desarrollo, se interesa más por el proceso que por los resultados puntuales en una tarea. En este sentido el modelo neuro-constructivista incorpora nociones como “interactividad, compensación y sincronización “(Thomas y ot. 2009) que abren una puerta interesante para el desarrollo de programas de intervención mejor adaptados no solo al trastorno sino a la edad del niño. ¿Cómo cambia  a lo largo del desarrollo la relación entre memoria y lenguaje? ¿Cómo es esta relación en niños con desarrollo típico frente a niños con TEL? ¿Cómo van cambiando las estrategias de adquisición de palabras con el tiempo y entre niños con TEL o DT? Se trata de  preguntas relevantes de cara a la investigación pero también para las personas que nos dedicamos a la intervención .


Conclusión:
El análisis de trayectorias como metodología de investigación supone el reconocimiento del desarrollo como materia fundamental de estudio y elemento diferenciador de los Trastornos del Desarrollo en general y de los TEL de manera particular. A pesar de que se trata de una metodología compleja y con restricciones importantes (ver Thomas y ot. 2009 ) los intentos que se están llevando a cabo en este momento nos aportan información muy útil de cara al diseño de programas de intervención.

Bibliografía:
- Karmiloff-Smith A. (2009) Nativism Versus Neuroconstructivism: Rethinking the Study of Developmental Disorders. Developmental Psychology Vol. 45, No. 1, 56–63
- Thomas M., Annaz D, Ansari D,  Scerif G., Jarrold C.  y Karmiloff-Smith A..Using Developmental Trajectories to Understand Developmental Disorders.. Journal of Speech, Language, and Hearing Research . Vol. 52 pp.336–358.

- Rice, M. L. (2004). Growth models of developmental language disorders. In M. L. Rice & S. F.Waren (Eds.). Developmental language disorders: From phenotypes to etiologies (pp. 207–240). Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.

- Thomas  M (2005) Developmental theory and language disorders- books.google.com-



PIDE UNA CITA

35 años de experiencia nos avalan