RESUMEN
Neuropsicofisiología del TDAH
 
Palacio de Congresos de Valencia
Jueves, 6 de Marzo 18:50h Ponente: Tomas Ortiz (Madrid)
Titulo:
Estudio de los procesos cognitivos tempranos en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) mediante Magnetoencefalografía (MEG).


Autor:

Tomás Ortiz Alonso

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos del neurodesarrollo que cuenta con una mayor prevalencia de manera que, al menos, entre un 3% y un 5% de los niños en edad escolar se ven afectados (Buitelaar, 2002; Kaplan, Sadock, & Grebb, 1994).

Aunque aún no conocemos con exactitud cuál es el sustrato neurobiológico del TDAH, la hipótesis que cuenta con más apoyo en la actualidad postula la existencia de una disfunción en los circuitos fronto-estriatales. Esta hipótesis ha ido cobrando fuerza a partir de una serie de hallazgos, tanto anatómicos como funcionales, aportados por diferentes estudios de neuroimagen (Casey et al., 1997; Castellanos, 1997, 2002a; Castellanos & Acosta, 2004; Rubia, Overmeyer, & Taylor, 1999). El circuito fronto-estriatal se considera parte esencial del sustrato neurofisiológico de las funciones ejecutivas (Malloy & Aloia, 1998; Tirapu Ustárroz, Muñoz Céspedes, & Pelegrín Valero, 2002). En consistencia con los estudios de neuroimagen que muestran esta disfunción fronto-estriatal en el TDAH, los estudios neuropsicológicos, así como las teorías cognitivas vigentes, parecen estar de acuerdo en que el déficit cognitivo central de este trastorno consiste en una disfunción ejecutiva (Barkley, 1997; Pennington & Ozonoff, 1996; Perry, 2001; Pineda et al., 1998; Rapport, Van Voorhis, Tzelepis, & Friedman, 2001; Sergeant, Geurts, Huijbregts, Scheres, & Oosterlaan, 2003; Sergeant, Geurts, & Oosterlaan, 2002; Shallice et al., 2002).

Sin embargo, todavía no está claro si la disfunción fronto-estriatal/ejecutiva es primaria o, por el contrario, secundaria a una alteración en algún paso previo del procesamiento cognitivo. Resolver la cuestión de cuál es el déficit primario en el TDAH es esencial, tanto para una mejor comprensión de sus bases neurobiológicas como para su tratamiento farmacológico. Aunque los estudios realizados con Resonancia Magnética Funcional (RMf) cuentan con una excelente resolución espacial, no aportan respuestas definitivas a esta pregunta, ya que no permiten discriminar en qué momento del procesamiento cognitivo la activación cerebral de los niños con TDAH empieza a diferir de la de sus respectivos controles. Para este propósito podrían resultar más útiles técnicas con elevada resolución temporal (Maestú et al., 2003), como los potenciales relacionados con acontecimientos discretos (PRAD) o la magnetoencefalografía (MEG).

Los estudios realizados con PRAD muestran consistentemente que, además de los déficit ejecutivos, los niños con TDAH presentan alteraciones en estadios muy tempranos del procesamiento de la información, durante los primeros 200 milisegundos posteriores a la aparición de los estímulos (Jonkman et al., 2004). Ante tareas de atención selectiva, los niños con TDAH muestran dificultades para filtrar la información relevante, lo que en la actividad eléctrica cerebral se refleja en una menor amplitud de algunos componentes tempranos, como P1 o N1, que son sensibles al efecto de la atención selectiva (Di Russo et al., 2002).

En un reciente estudio realizado en nuestro laboratorio, se registró la actividad cerebral mediante magnetoencefalografía (MEG) durante la realización del test de clasificación de tarjetas de Wisconsin (WCST), con el objetivo de explorar los patrones diferenciales de actividad cerebral en distintos subtipos del TDAH en una tarea de funcionamiento ejecutivo (Etchepareborda et al., 2004). Los resultados apoyan la hipótesis fronto-estriatal, ya que los niños con TDAH mostraron un menor número de fuentes de actividad con respecto al grupo control en la corteza prefrontal dorsolateral y el cíngulo anterior. Sin embargo, análisis posteriores mostraron que el patrón de actividad cerebral de los niños con TDAH empezaba a diferir del observado en los niños controles en momentos previos a la activación del circuito fronto-estriatal (Mulas et al., 2006). En concreto, los niños con TDAH del subtipo predominantemente inatento mostraron una mayor activación en la corteza parietal inferior y la corteza temporal superior 100 milisegundos después de la aparición del feedback auditivo que les indicaba si debían cambiar, o no, de criterio de categorización. El diseño de este estudio no nos permite interpretar qué significado funcional tiene el incremento de activación en estas regiones cerebrales, aunque otros estudios (Durston et al., 2003) muestran un incremento en la activación de estas mismas estructuras corticales en los niños con TDAH durante la realización de una tarea ejecutiva, interpretándolo como un posible incremento en los recursos atencionales necesarios para la realización de esta tarea. Según Karayanidis et al (Karayanidis et al., 2000) los niños con TDAH necesitarían una mayor cantidad de recursos para ejecutar una tarea atencional con el mismo grado de precisión que los niños controles

BIBLIOGRAFIA:

American Psychiatric Association. (1994). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (4th ed.). Washington, D. C.: American Psychiatric Association.

Barkley, R. A. (1997). Behavioral inhibition, sustained attention, and executive functions: constructing a unifying theory of ADHD. Psychol Bull, 121(1), 65-94.

Barkley, R. A. (2003). Issues in the diagnosis of attention-deficit/hyperactivity disorder in children. Brain Dev, 25(2), 77-83.

Buitelaar, J. K. (2002). Epidemiology: What have we learned over the last decade? In S. Sandberg (Ed.), Hyperactivity and Attention-Deficit Disorders (2nd ed.). Cambridge, UK: Cambridge University Press.

Capilla-Gonzalez, A., Pazo, P., Campo, P., Maestu, F., Fernandez, A., Fernandez-Gonzalez, S., et al. (2005). Nuevas aportaciones a la neurobiología del trastorno por déficit de atención con hiperactividad desde la magnetoencefalografía. Rev Neurol, 40 Suppl 1, S43-47.

Casey, B. J., Castellanos, F. X., Giedd, J. N., Marsh, W. L., Hamburger, S. D., Schubert, A. B., et al. (1997). Implication of right frontostriatal circuitry in response inhibition and attention-deficit/hyperactivity disorder. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry, 36(3), 374-383.

Castellanos, F. X. (1997). Toward a pathophysiology of attention-deficit/hyperactivity disorder. Clin Pediatr (Phila), 36(7), 381-393.

Castellanos, F. X. (2002a). Anatomic magnetic resonance imaging studies of attention-deficit/hyperactivity disorder. Dialogues Clin Neurosci, 4, 444-448.

Castellanos, F. X. (2002b). Neuroscience of attention-deficit/hyperactivity disolder: the search for endophenotypes. Nature Reviews, 3, 617-628.

Castellanos, F. X., & Acosta, M. T. (2004). Neuroanatomía del trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Rev Neurol, 38 Suppl 1, S131-136.

Di Russo, F., & Spinelli, D. (2002). Effects of sustained, voluntary attention on amplitude and latency of steady-state visual evoked potential: a costs and benefits analysis. Clin Neurophysiol, 113(11), 1771-1777.

Durston, S., Tottenham, N. T., Thomas, K. M., Davidson, M. C., Eigsti, I. M., Yang, Y., et al. (2003). Differential patterns of striatal activation in young children with and without ADHD. Biol Psychiatry, 53, 871-878.

Etchepareborda, M. C., Mulas, F., Capilla-González, A., Fernández-González, S., Campo, P., Maestú, F., et al. (2004). Sustrato neurofuncional de la rigidez cognitiva en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad: resultados preliminares. Rev Neurol, 38 Suppl 1, 145-148.

Hillyard, S. A., & Anllo-Vento, L. (1998). Event-related brain potentials in the study of visual selective attention. Proc Natl Acad Sci U S A, 95(3), 781-787.

Jonkman, L. M., Kenemans, J. L., Kemner, C., Verbaten, M. N., & van Engeland, H. (2004). Dipole source localization of event-related brain activity indicative of an early visual selective attention deficit in ADHD children. Clin Neurophysiol, 115(7), 1537-1549.

Kaplan, H. I., Sadock, B. J., & Grebb, J. A. (1994). Attention-deficit disorders. In Kaplan and Sadock’s Synopsis of Psychiatry (7th ed., pp. 1063–1068). Baltimore, MD: Williams & Wilkins.

Karayanidis, F., Robaey, P., Bourassa, M., De Koning, D., Geoffroy, G., & Pelletier, G. (2000). ERP differences in visual attention processing between attention-deficit hyperactivity disorder and control boys in the absence of performance differences. Psychophysiology, 37(3), 319-333.

Lynoe, N., Sandlund, M., Dahlqvist, G., & Jacobsson, L. (1991). Informed consent: study of quality information given to participants in a clinical trial. British Medical Journal, 303, 610-613.

Maestú, F., Quesney, F., Ortiz, T., Fernández, A., Amo, C., Campo, P., et al. (2003). Cognición y redes neurales: una nueva perspectiva desde la neuroimagen funcional. Rev Neurol, 37(10), 962-966.

Malloy, P. F., & Aloia, M. (1998). Frontal lobe dysfunction in TBI. Seminars in Clinical Neuropsychiatry, 3, 186-194.

Mulas, F., Capilla, A., Fernández, S., Etchepareborda, M. C., Campo, P., Maestú, F., et al. (aceptado). Shifting-related brain magnetic activity in attention-deficit/hyperactivity disorder. Biol Psychiatry.

Pennington, B. F., & Ozonoff, S. (1996). Executive functions and developmental psychopathology. J Child Psychol Psychiatry, 37(1), 51-87.

Perry, R. (2001). Executive function and ADHD. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry, 40(5), 501-502.

Pineda, D., Ardila, A., Rosselli, M., Cadavid, C., Mancheno, S., & Mejia, S. (1998). Executive dysfunctions in children with attention deficit hyperactivity disorder. Int J Neurosci, 96(3-4), 177-196.

Rapport, L. J., Van Voorhis, A., Tzelepis, A., & Friedman, S. R. (2001). Executive functioning in adult attention-deficit hyperactivity disorder. Clin Neuropsychol, 15(4), 479-491.

Rubia, K., Overmeyer, S., & Taylor, E. (1999). Hypofrontality in attention deficit hyperactivity disorder during higher cortical order motor control: a study using fMRI. Am J Psychiatry, 156, 891-896.

Sergeant, J. A., Geurts, H., Huijbregts, S., Scheres, A., & Oosterlaan, J. (2003). The top and the bottom of ADHD: a neuropsychological perspective. Neurosci Biobehav Rev, 27(7), 583-592.

Sergeant, J. A., Geurts, H., & Oosterlaan, J. (2002). How specific is a deficit of executive functioning for attention-deficit/hyperactivity disorder? Behav Brain Res, 130(1-2), 3-28.

Shallice, T., Marzocchi, G. M., Coser, S., Del Savio, M., Meuter, R. F., & Rumiati, R. I. (2002). Executive function profile of children with attention deficit hyperactivity disorder. Dev Neuropsychol, 21(1), 43-71.

Tirapu Ustárroz, J., Muñoz Céspedes, J. M., & Pelegrín Valero, C. (2002). Funciones ejecutivas: necesidad de una integración conceptual. Rev Neurol, 34(7), 673-685.


subir
© Invanep 2008. C/ Artes Gráficas Nº 23 Bajo, 46010 - Valencia. Telf.: 96 361 33 00.