Novedades en la web:

28-02-2007
Completados todos los resumenes y añadida información del libro.

30-01-2007
Añadidos nuevos resumenes de las conferencias.

23-01-2007
Publicación del programa completo, saludo y sistema de inscripción vía web.


Próxima aparición:
TRASTORNOS DEL LENGUAJE
Dr. Fernando Mulas
Viguera Editores

 

< Volver atrás

PROCESAMIENTO COGNITIVO EN LOS TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA

Palacio de Congresos de Valencia
Sábado, 3 de Marzo 9.25h Ponente: María Ángeles Idiazábal

Autores

Mª Angeles Idiazábal Alecha, Egidia Boque Hermida.
Instituto Neurocognitivo INCIA. Clínica Nuestra Señora del Pilar. Barcelona

Correspondencia

Mª Angeles Idiazábal Alecha
Instituto Neurocognitivo INCIA. Clinica Nuestra Sra del Pilar.
C/ Balmes 271. 08006 Barcelona.
Tfno: 93 218 11 81
E-mail: mariannf@eresmas.com

Resumen

El autismo conlleva una alteración en la socialización. Las alteraciones en el comportamiento social coexisten con déficits atencionales y alteración del lenguaje. En la esfera atencional, la atención a las personas y a estímulos sociales relevantes está alterada. Así mismo, los niños con trastorno del espectro autista (TEA) presentan deficiencias cognitivas significativas en distintas áreas. Se han descrito alteraciones en el procesamiento cortical auditivo, en la atención conjunta, en la orientación involuntaria, en la modulación de la alerta, procesamiento del lenguaje, procesamiento de caras, etc.

Exploraciones neurofisiológicas como los Potenciales Evocados Cognitivos (PEC) nos permiten monitorizar los procesos cerebrales de forma no invasiva en tiempo real y permiten medir directamente la totalidad de la dinámica espacio temporal de la activación neuronal asociada con una gran variedad de procesos cognitivos pudiéndose usar de forma repetida y sin problemas en estudios longitudinales en niños. A lo largo de las dos últimas décadas se ha incrementado el uso de la neurofisiología para investigar las bases neurobiológicas del autismo.

Los potenciales evocados cognitivos evidencian que los déficits en la orientación auditiva en niños con autismo no pueden explicarse por un déficit sensorial y sí podrían explicarse por un déficit selectivo a los sonidos relacionados con el lenguaje, sugiriendo especialmente alteraciones en la orientación social. Además, los niños con TEA presentan una alteración en el patrón de respuesta cerebral al procesamiento de caras y objetos en edades tempranas. El componente N170  de los potenciales cognitivos refleja la base neuronal  del reconocimiento de caras y tiene su máxima expresión en regiones occipito-temporales del cerebro, incluyendo el córtex fusiforme bilateral y el córtex temporal superior derecho, especializado para las caras. Este componente puede ser usado para valorar cambios en el desarrollo del reconocimiento de caras ya durante el período postnatal. Sus registros no requieren respuesta verbal y son más sensibles en la valoración del reconocimiento de caras en niños que la valoración tradicional conductual evaluada según su nivel de desarrollo madurativo.

De igual modo, las dificultades para atender al lenguaje en niños con autismo no se debería sólo a una falta de interés sino que podrían ser el resultado de un fallo más básico en el sistema de orientación. Si este déficit en la atención involuntaria exclusivo hacia sonidos  relacionados con el lenguaje, aparece en la primera infancia  el desarrollo de las habilidades comunicativas verbales y no verbales en estos niños estaría comprometido significativamente.

En resumen, vemos como la medición de las funciones cerebrales mediante técnicas neurofisiológicas con una gran resolución temporal, es decisiva para conocer las disfunciones existentes y su grado, en las diferentes áreas del procesamiento cognitivo en el autismo. Por otro lado,  intervenciones tempranas que mejoren aspectos como la atención social, originarían cambios en la actividad cerebral que quedarían reflejados en los PEC, de tal forma que los niños que mostraran mayor mejoría social mostrarían mayores mejoras en la actividad cerebral, convirtiéndolos en herramientas útiles para la evaluación individualizada de cada niño y para el control del efecto de las intervenciones sobre la función cerebral.

 
^ Subir ^