Solicitar inscripción



ENLACES A PROGRAMAS
  Ir a: Día 24 | Día 25 | Día 26
   
Intervención educativa en autismo desde una perspectiva psicológica
Día: 24 de Febrero 2005
Hora de intervención: 17:00
Ponente: Juan Martos (Madrid)

 

Juan Martos (Madrid)
Asesor Técnico de APNA y FESPAU
Director del Centro Leo Kanner
Director del Centro DELETREA
Profesor Asociado de la UAM


El autismo es el trastorno prototípico de los trastornos de espectro autista. Es un trastorno del desarrollo de origen biológico, que se manifiesta antes de los tres años de edad y que se caracteriza por alteraciones cualitativas que afectan al desarrollo de la relación e interacción social, la comunicación y el lenguaje y el desarrollo de la actividad simbólica e imaginativa.

Las primeras manifestaciones del trastorno se producen, en la mayor parte de los casos y de acuerdo con las dos fuentes de información actualmente disponibles (la información retrospectiva que nos proporcionan las familias y el análisis de videos familiares), en torno al final del primer año (la edad de 18 meses es una de las edades más citadas por las familias cuando son consultadas al respecto).

Es muy relevante, desde el punto de vista ontogenético, la coincidencia en el tiempo de las primeras manifestaciones del trastorno con los desarrollos de funciones psicológicas cualitativamente humanas (primeras manifestaciones de lo que se ha venido en llamar “intersubjetividad secundaria” o formas sociales básicas de tener en cuenta y compartir con las personas, la construcción de la inteligencia sensoriomotora y el inicio en las actividades representativas y desarrollo elemental de la actividad simbólica, el desarrollo del lenguaje y las formas de comunicación declarativa así como el inicio de las primeras estructuras sintácticas, inicio de la actividad de metarepresentación, el acceso a la conciencia…) que comienzan a esbozarse desde el final del primer año en el curso evolutivo del desarrollo normal.

Puede entenderse el autismo, por tanto, como un trastorno que afecta a la génesis de funciones psicológicas que son muy relevantes en el desarrollo humano y en ese sentido la intervención educativa debe contemplar, necesariamente, la construcción de esas funciones psicológicas hasta donde sea posible.

El tratamiento educativo en autismo y en trastornos de espectro autista tiene que partir de dos ejes esenciales de conocimiento que deben vertebrar la realización de cualquier programa de intervención: el conocimiento evolutivo y ontogenético del desarrollo normal y el conocimiento de la forma de “ser” autista. En la integración flexible y creativa de ambos conocimientos radica lo esencial del tratamiento que se lleva a cabo en autismo y ello se traduce en el desarrollo de los siguientes principios generales de intervención (que se perfilarán con más detalle en la exposición):

1. Un ambiente estructurado y anticipable.
2. Procedimientos de anticipación y previsión de cambios ambientales.
3. Sistemas para el control y la regulación de las conductas de las personas.
4. Sistemas de signos y lenguaje.
5. Experiencias positivas y lúdicas de relación interpersonal.
6. Experiencias de aprendizaje explícito de funciones de humanización.
7. Condiciones de aprendizaje sin errores y no por ensayo y error.
8. Contextos y objetivos muy individualizados de tratamiento y enseñanza.
9. Un tratamiento responsable del medio interno.
10. Formas de comprender.
11. Actividades con sentido.
12. Negociar la inflexibilidad.
13. Un planteamiento “interno” y comprometido y no “externo y ajeno” del tratamiento.


Madrid, noviembre de 2004

 

 
  ENLACES A PROGRAMAS    
  Ir a: Día 24 | Día 25 | Día 26  
     
   

 
 

COPYRIGHT (C) 2004, INVANEP. INSTITUTO VALENCIANO DE NEUROLOGIA PEDIATRICA