Solicitar inscripción



ENLACES A PROGRAMAS
  Ir a: Día 24 | Día 25 | Día 26
   
El déficit social en el autismo: un enfoque en la atención conjunta
Día: 24 de Febrero 2005
Hora de intervención: 10:45
Ponente: Roberto Tuchman (Miami - USA)

 

Michael Alessandri1, Peter Mundy1 y Roberto Tuchman2
1 Departamento de Psicología, Universidad de Miami
2 Departamento de Neurología, Universidad de Miami y el Centro Dan Marino del Hospital Infantil de Miami,

Dirección correspondencia:
Roberto Tuchman, M.D.
Dan Marino Center
2900 South Commerce Parkway
Weston, Florida
Teléfono: (954) 385-6200
e-mail: tuchman@att.net

Resumen


La mejor manera de considerar el autismo es como un trastorno del espectro en el cual los componentes dimensionales de la cognición social, la comunicación y la flexibilidad presentan variaciones entre individuos que satisfacen los criterios del autismo. La característica clínica fundamental que define el autismo es una alteración de la interacción social que no es absoluta y que cambia según el nivel cognitivo del niño, la etapa del desarrollo en que se encuentra y el tipo de estructura social en la cual se observa. La genética ejerce una influencia poderosa sobre las aptitudes sociales y las deficiencias de interacción social se distribuyen constantemente entre la población general con cortes aleatorios que definen quién está afectado por trastornos del espectro autista y quién no. Esto es consecuencia de una interacción compleja entre varios factores biológicos y ambientales. El término ‘atención conjunta’ se refiere a la capacidad que demuestran los individuos para coordinar la atención con un interlocutor social con respecto a algún objeto o acontecimiento; una alteración en esta habilidad temprana, y especialmente una capacidad deficitaria para iniciar la atención conjunta, es uno de los síntomas principales del autismo. Existen datos que sugieren que la corteza frontal dorsomedial y el cíngulo anterior contribuyen al desarrollo de la capacidad del niño para mantener representaciones de sí mismo, de un interlocutor social y de un objeto de interés. La habilidad para participar con frecuencia en conductas de orientación social y, en última instancia, en numerosos episodios de coordinación de la atención social, o atención conjunta, quizá sea una experiencia crítica durante un período determinado del desarrollo que sirve para que se organice el neurodesarrollo social. También se revisa un modelo del neurodesarrollo que explica cómo estas deficiencias tempranas en la cognición social pueden llevar al autismo.

Palabras claves: Atención conjunta, Autismo, Neurodesarrollo, Neurología, Social

 
  ENLACES A PROGRAMAS    
  Ir a: Día 24 | Día 25 | Día 26  
     
   

 
 

COPYRIGHT (C) 2004, INVANEP. INSTITUTO VALENCIANO DE NEUROLOGIA PEDIATRICA