Resumen de la ponencia


 


Volver Atrás


Imprimir está página


Resumen Siguiente



= Conferencia de Clausura =
SIMBIOSIS DE LA NEUROPEDIATRIA Y LA NEUROPSICOLOGIA:
EXPERIENCIA PERSONAL Y PANORAMA ACTUAL
Ponente:

Pascual Castroviejo, Ignacio
Jefe del Servicio de Neurología Pediátrica.
Hospital Universitario La Paz. Madrid
Profesor Asociado Facultad de Medicina. Madrid

  Hora: 13.15    Dia : 22 de Febrero del 2003

   El síndrome de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un cuadro complejo que afecta a personas de ambos sexos y de todas las edades. El diagnóstico no tiene muchas dificultades. Los criterios dictados por la Asociación Americana de Psiquiatría, especialmente los del DSM IV (1994) son los más aceptados- En los últimos años, sin embargo, se han incluido, como una parte importante del TDAH, los trastornos comórbidos, que han hecho aumentar de forma espectacular el número de sujetos afectados, especialmente a expensas de adolescentes y adultos e todas las edades, y también el número de fármacos, que ya no son una corta lista de las sustancias estimulantes. De pronto, han irrumpido una gran cantidad de productos destinados a tratamientos de cuadros psiquiátricos cuyo manejo requiere unos conocimientos básicos aceptables sobre su farmacocinesia y farmacodinamia por las consecuencias negativas que, seguro, van a tener su mal uso.

Queda claro, por tanto, la dependencia que estos sujetos van a tener del médico que conozca en profundidad la clínica, que descarte patología orgánica (tumor, enfermedad degenerativa, etc) que pudiera precisar un tratamiento drástico totalmente diferente al del TDAH clásico, y la farmacopea más adecuada que, de una forma u otra, todos estos pacientes precisan y en muchos casos van a estar supeditados a ella, quién sabe si por toda la vida.

Negar el papel que los psicólogos / as pueden jugar en el estudio y tratamiento de apoyo en esta patología, como han hecho algunos equipos americanos, canadienses y australianos – quizá los que más han aportado al conocimiento del tema – nos parece exagerado. Los psicólogos / as saben, como principio fundamental, que su campo está potencialmente en todo aquello que no se refiera al diagnóstico etiológico y al tratamiento farmacológico, ya que para lo uno y para lo otro se precisan conocimientos que sólo se adquieren estudiando Medicina y concretamente alguna de las especialidades que entran en el grupo de Neurociencias.. Si alguien piensa que, con ello, queda muy reducido el campo de los que se dedican a la Neuropsicología, se les debe aclarar que están muy equivocados. En la faceta diagnóstica tienen un campo amplio en el que pueden trabajar. Por señalar, sin entrar en profundidades, diremos que los tests mentales y de personalidad, la situación de los padres, especialmente las de las madres (a las que “machacan” generalmente tanto los hijos varones como mujeres), conocimiento de problemas de estos niños con los colegios, etc, que van a manejarlos fundamentalmente ellos. Su papel va a ser todavía más amplio en el campo de la terapia. Si bien parece que las terapias de apoyo individual a los niños, psicoterapia a jóvenes y adultos – tanto individuales como “de grupo” – parece que han dado poco resultado hasta el momento, en los últimos años se están haciendo programas de formación o de entrenamiento – no sólo informativos – a los padres, que parecen dar mejores resultados. Hay otro problema de suma importancia al que, a nuestro modo de ver, apenas se está dando todavía una mínima atención respecto a la que verdaderamente precisa. Se trata del apoyo psicológico que precisan las madres – a veces también los padres – de los sujetos con TDAH, que caen en depresión derivada de la desorientación que el fracaso al que los conduce cualquiera de las vías de actitud con sus hijos (blanda y tolerante, dura e intolerante, o del término medio ) . No hay duda de que el tratamiento más eficaz en el campo del TDAH es el apoyo a las madres. Si ese pilar maestro del edificio familiar cae, toda la estructura se va abajo, con destrucción de ella misma, del esposo, de los otros hijos y del propio sujeto con TDAH. Un profesional bien preparado y con madurez en su personalidad puede realizar una labor incalculable e impagable. Para ello hace falta algo más que el título de psicólogo, que es muy poca cosa, si no va acompañado de personalidad madura, preparación en el tema, experiencia, motivación por lo que hace y estudio de la persona que tiene delante para saber que” cada uno tiene un tratamiento diferente”, que esta supeditado a sus características personales y circunstancias puntuales.

En fin, los neuropsicólogos (los bien preparados) , al igual que otros profesionales, tienen amplio campo en estudio y tratamiento de los sujetos con TDAH, pero tienen que saber cuáles son sus funciones y hacerlas bien. Por suerte para ellos, pocos otros profesionales pueden sustituirles en su realización. Su entrada en el campo que pertenece al médico es un error que siempre se paga con el fracaso.


  Inicio | Salutación | Programas | Inscripciones | Info turística | Documentación